Chevrolet Cruze Hatchback

Versiones Cruze Hatchback

Cruze HatchbackLTZ

Cruze HatchbackLTZ AT

Resumen Cruze Hatchback:

El Chevrolet Cruze 5 es un hatchback del segmento C, donde compite con auténticos clásicos como el Ford Focus, el Peugeot 308, y el Toyota Yaris, entre otros. Esta edición corresponde a la 2da generación, un auto completamente nuevo de fabricación nacional lanzado en 2016 en conjunto con la modalidad sedán conocida como Cruze, a secas. Luego de un restyling en 2019, esta edición de Cruze quedó “vieja” y fue descatalogada oficialmente, pero queda stock para liquidar. Todavía quedan unidades disponibles en las versiones LT MT, LTZ MT, LTZ AT y LTZ PLUS con variaciones de equipamiento y de la caja de transmisión. El Nuevo Cruze 5 (versiones LT y Premier), restyling 2019, es la edición que figura en el catálogo oficial.

El diseño es prácticamente idéntico al Cruze, con excepción – obviamente – del remate posterior. Es una estética levemente conservadora, pero con un espíritu moderno y varios rasgos que llaman positivamente la atención, como su soberbio perfil afilado y con luneta casi horizontal. Al ser el Cruze 5 la versión Hatchback, tiene una impronta más juvenil y deportiva que el Cruze, que a muchos les recuerda al Toyota Corolla o el Honda Civic. El perfil trasero es especialmente atractivo, con un excelente equilibrio visual entre líneas armónicas y curvas agresivas. El conjunto es sobrio, pero no tan sobrio como, por ejemplo, el Cobalt, y suma puntos con un look decididamente aerodinámico.

Acá viene lo bueno y lo nuevo: el Cruze 5 cuenta con un Motor Turbocompresor Ecotec 1.4 a nafta 153 CV de última generación, muy confiable y eficiente, con cadena de distribución en vez de la más barata y menos fiable correa plástica. Lo malo, quizás, es que el modelo no ofrece opción de motor turbo diesel. Esto puede infundir cierta nostalgia, ya que el Cruze I coreano incluía una opción diesel muy, muy elogiada por la prensa especializada. La trasmisión es de seis marchas manuales o automáticas – según versión – y la tracción es delantera.

En línea con las prestaciones de su motorización, el Cruze 5 otorga una excelente aceleración de 8,5 segundos de 0 a 100 km/h. La velocidad máxima declarada de es 212 km/h pero en condiciones favorables puede llegar a 220 km/h, una de las mayores velocidades topes de un auto de fabricación nacional. El consumo de combustible es austero en ruta con 6,3 litros cada 100 km a 100 km/h y 7,8 litros cada 100 km a 130 km/h. En ciudad, consume lo estándar con un indicador de 10 litros. Su tanque de 50 litros – uno de los más chicos de su segmento – limita un poco la excelente autonomía del modelo.

Como ya es habitual en la estrategia comercial de muchos modelos – y a pesar de su muy generosa motorización – el Cruze 5 es un auto más orientado al confort que a la deportividad. Esto se ve reflejado en el comportamiento dinámico y las sensaciones de manejo. La amortiguación es blanda, gracias a una muy buena puesta a punto de suspensiones. Esto redunda en un andar confortable y mullido, con menos sensación de agarre que algunos autos de la competencia. La dirección cuenta con asistencia eléctrica que la hace súper liviana. Esto es ideal para maniobras de estacionamiento, pero se extraña un poco más de dureza en manejo de montaña y curvas de alta velocidad. El despeje delantero es un poco conflictivo por su bajo ángulo de ataque, lo que facilita que el piso golpee en alguna cuneta de nuestras irregulares calles.

La posición de manejo es adecuada y flexible. Las butacas son muy cómodas, siendo regulable eléctricamente en el caso del conductor. El volante es regulable en altura y profundidad. Curiosamente, el cinturón de seguridad no es regulable en altura. Los materiales, algunos encastres y terminaciones son mejorables, pero esto ya es hilar bastante fino. El Cruze 5 cuenta con techo corredizo, un ítem exclusivo que lo distingue del Cruze. La posición en plazas traseras cuenta con más lugar para las piernas que la generación anterior de Cruze pero el techo es algo bajo y la quinta plaza es relativamente estrecha. El baúl con quinta puerta es más reducido, naturalmente, que el del Cruze.

El equipamiento es una de las apuestas fuertes del modelo. Las funciones de base son relativamente completas, lo que indica que el Cruze 5 es la opción de Chevrolet para los compradores más exigentes. Como demostración, el LT – versión más económica – cuenta por ejemplo con computadora de a bordo, indicador de presión de neumáticos, regulación eléctrica de los espejos exteriores y sistema OnStar. Ya a partir de las versiones más equipadas, como la LTZ y la LTZ Plus, empezamos a contar con encendido remoto del motor, sensor de lluvia, sensores de estacionamiento, cámara de visión trasera y volante multifunción. Exclusivo de la versión LTZ Plus son el sistema de asistencia avanzada de estacionamiento, el cargador inalámbrico de celulares y la regulación eléctrica de la butaca del conductor.

El puesto de mando es vistoso y moderno. Ofrece un tablero de cuatro agujas (velocímetro, cuentavueltas, temperatura del motor, nivel de combustible) y un display digital con muchísima información de la computadora de abordo (por ejemplo: indicador en tiempo real de la presión de cada neumático). La pantalla táctil de 7’’ cuenta con muy buena definición, y ofrece el muy buen sistema multimedia MyLink (con GPS y Mirror screen en la versión LTZ) que comparte toda la línea de GM.

Buenas noticias: toda la gama cuenta con control de estabilidad y de tracción. Es una tecnología de seguridad que a esta altura tenemos que empezar a exigir como indispensable y que, por desgracia, muchas marcas optan por omitir en mercados emergentes. Así mismo, las plazas delanteras cuentan con doble airbag frontal y lateral para toda la gama, siendo los de cortina exclusivos del LTZ Plus. El LTZ Plus además viene con un sistema de alerta de colisión inminente frontal, y asistente de carril. Toda esta sofisticación se ve un poco empañada por el neumático de auxilio temporal, una discutible política de seguridad para ahorrar costos.

El Cruze 5 se perfila como el Sedán Premium de Chevrolet, que a su vez ofrece una buena relación precio-calidad al ser relativamente barato para lo que es el segmento. Esta edición 2016 ya fue descatalogada, por lo que corre el riesgo de volverse vieja rápidamente; a cambio se puede obtener a un muy buen precio. El más nuevo Cruze 5 restyling 2019 ya figura en el catálogo oficial. Es ideal para quien busque un auto familiar con un perfil levemente deportivo, ciertas características “picantes” en las prestaciones del motor y un listón alto en cuanto al equipamiento general y de seguridad. Estos sobresalientes compensan algunas pequeñas limitaciones en el confort interior y la personalidad del diseño. Si estas son tus prioridades, el Cruze 5 es un producto para tener bajo el radar.