Chevrolet Spin

Versiones Spin

Spin

LTZ 5 Asientos

Resumen

Versión full de 5 plazas y caja manual. Incorpora computadora de a bordo, espejos eléctricos, cámara de visión trasera y volante multifunción.

Spin

LTZ MT 7 Asientos

Resumen

Versión full de 7 plazas y caja manual. El resto del equipamiento es el mismo que el del formato LTZ de 5 plazas.

Spin

LTZ AT 7 Asientos

Resumen

Versión full de 7 plazas con caja automática. Incorpora, además, control de velocidad crucero: la única diferencia con las versiones LTZ manuales

Resumen Spin:

El Chevrolet Spin es un monovolumen familiar. Sus versiones son las LT y LTZ, esta última con una variante para 7 ocupantes. Es uno de los pocos vehículos de su tipo que se ofrecen en el mercado, destacándose por su comportamiento dinámico urbano y su capacidad.

Dentro de las limitaciones estéticas que tiene el concepto de minivan, el diseño de la Spin cumple con lo suyo. Al basarse en la misma plataforma del Chevrolet Cobalt (es una suerte de “Cobalt rural”), comparte algunas características con aquel modelo, sobre todo en la parte frontal. No obstante, el rediseño de 2018 mejoró significativamente la armonía del conjunto, con una trompa mucho más impactante y fluida y cambios en la parrilla, paragolpes y llantas que la acercan a los SUV de la línea GM. En este mismo rediseño, la versión Activ se liberó de la incómoda moda de la rueda de auxilio externa en la parte trasera.

Al igual que otros modelos Chevrolet, el motor es un 1.8 naftero de 8 válvulas 105 CV, una motorización confiable, pero ya arcaica y de modesta potencia. En la época de lanzamiento (2013) la Spin supo tener una versión diesel que ya no se encuentra disponible. Hay dos cajas disponibles: manual de 5 marchas y automática de 6 en la versión LTZ AT.

La Spin acelera de 0 a 100 km/h en 13 segundos y frena de 100 a 0 km/h en 45 metros. Ambas prestaciones son algo flojas. El consumo, además, es alto: 12,9 litros cada 100 km en ciudad y casi 10 litros en ruta a 130 km/h. La caja tiene relaciones muy cortas, por lo cual el motor siempre gira a muchas vueltas al circular por la ruta. Si es por el motor, la Spin no es para andar descorchando.

La Spin provee una agradable y confiable sensación de manejo, con buena tenida en curvas a pesar de su importante altura. El desempeño en la ciudad es ágil, destacando la calidad de la dirección y la generosidad del despeje delantero. La Spin ACTIV ofrece una buena performance en caminos agrestes, de ripio y tierra, donde se valora su robustez general y la garra de la suspensión. Es un auto al que lo podemos zarandear un poco, sin dañarlo para nada y sin incomodidad en el habitáculo.

El volante se ajusta en altura pero no en profundidad, lo cual limita una posición de manejo que por otra parte es elevada, aun regulando la butaca en su posición más baja. Las plazas posteriores son cómodas, con buen espacio para las piernas y la cabeza y respaldos reclinables. El asiento en sí queda un poco corto, algo habitual en autos que deben reservar espacio atrás para una 3ra línea de asientos. Las versiones sin esta última opción, a cambio, tienen un baúl muy espacioso.

La Spin no se destaca en general por la sofisticación de su equipamiento. La versión LTZ incluye regulación eléctrica de los espejos traseros, computadora de abordo y control de crucero (solo versión de cambio automático). Todas las versiones cuentan con sensor de estacionamiento trasero y levantavidrios eléctricos. El resto es todo estándar: aire acondicionado, cierre centralizado, etc.

Tiene el tablero mixto típico de Chevrolet, con cuentavueltas analógico y velocímetro digital. Es un gusto adquirido, pero la lectura de la data es realmente muy fácil. El sistema multimedia es MyLink, con pantalla de 7’’ con todas las buenas opciones de conectividad y entretenimiento que cuenta el conocido sistema de Chevrolet.

El principal déficit de la Spin en materia de seguridad es que no cuenta con control de estabilidad (ESP) en ninguna de sus versiones. Tampoco cuenta con airbags laterales ni de cortina, y solo la versión más avanzada tiene cinturón inercial en la quinta plaza. Todas las versiones cuentan con ganchos isofix, y solo las tope de gama vienen con sensor crepuscular, sensor de lluvia y faros antiniebla delanteros. Hasta ahí llegamos con la seguridad. Sigue llamando la atención que, tratándose de un auto familiar, se sigan viendo ofertas donde este aspecto clave claramente no es un punto fuerte. Por otra parte, se sabe que estas políticas de ahorro en inversión son bastante comunes en nuestros mercados “emergentes”.

La Spin es un vehículo ante todo familiar donde se buscó cumplir con lo estándar sin descollar en casi ningún aspecto. En ese sentido, es una opción relativamente económica que, a cambio, tiene algunos déficits en cuanto a prestaciones de la motorización, variedad de accesorios y tecnología de seguridad. A su favor, hay que reconocer que el diseño es muy competente y el comportamiento y las sensaciones de manejo son muy buenas, siempre que no le pidamos mucha potencia al motor. El principal argumento de ventas es su capacidad, especialmente en las versiones de 7 asientos, o la capacidad del baúl en las versiones de 5. Si para vos esta es una prioridad, la Spin puede resultar una opción que cumple y que además es relativamente accesible. Con más pretensiones, habrá que ir buscando otros modelos de monovolúmenes o minivans.