Chevrolet Tracker 2021

Versiones Tracker 2021

Tracker 2021

MT

Resumen

Versión base con caja manual. Trae aire acondicionado, limitador de velocidad, espejos eléctricos, sensor de estacionamiento y control de estabilidad.

Tracker 2021

LTZ

Resumen

Versión intermedia con caja automática. Suma sensor crepuscular, de lluvia, alerta de punto ciego, cámara y apertura y arranque sin llave.

Tracker 2021

PREMIER

Resumen

Versión full con caja automática. Suma estacionamiento automático, sensores 360° y tecnología de seguridad activa.

Tracker 2021

AT

Resumen

Versión base con caja automática. Incorpora además control de velocidad crucero.

Resumen Tracker 2021:

La Chevrolet Tracker es un SUV del segmento B (chico) Desde hace unos años viene dando pelea entre las emergentes y exitosas Honda HR-V, Jeep Renegade y Nissan Kicks. Compite también con la Ford EcoSport, la Renault Captur, la Hyundai Tucson y la Volkswagen T-Cross. Es la más compacta y económica entre los SUV’s de Chevrolet, entre las cuales también están la Equinox y la Trailblazer ya en segmentos mayores. Viene importada desde Brasil, pero todo indicaría que pronto comenzará a producirse en nuestro país. Lanzada en Argentina en 2013, en 2017 la Tracker tuvo un primer restyling de carrocería y mejoras muy importantes en materia de seguridad. En julio de 2020 se lanzó finalmente esta 2da generación Tracker 2021, totalmente renovada para un nicho cada vez más sofisticado y exigente.. La Nueva Tracker está disponible en cuatro versiones: AT y MT en la franja de entrada de gama, LTZ en la franja intermedia y la Premier como versión tope de gama, con todo el equipamiento disponible. Todas las versiones comparten el mismo motor y, lamentablemente, no hay por el momento versiones con tracción integral como en la Tracker de 1ra generación.

El nuevo diseño es un poco menos compacto que el de la 1ra generación. Además de ser más grande, la carrocería no es tan “redondita”, sino que tiene líneas más aerodinámicas y más de “camioneta”. En términos generales sigue sin jugársela con rasgos particularmente osados, lo que le quita un poco de personalidad pero la hace asimilable por todos los gustos. El frente se destaca por una trompa prominente, una parrilla importante y unos faros delanteros rasgados. Una buena profusión de nervaduras en el capot y en las puertas le dan un look más moderno y agresivo que la anterior generación. El remate trasero es bastante sobrio y rectilíneo. En síntesis, la nueva Tracker perdió algo de identidad pero ganó en musculatura e imponencia, a tono con las tendencias estéticas del mercado.

El nuevo motor es un 1.2 turbo naftero de tres cilindros. Levanta hasta 132 CV de potencia y 190 nm de empuje. Es un motor nuevo, moderno, que promete prestaciones y bajos consumos. La versión base MT tiene caja manual de 5 velocidades. A partir de la versión base AT, el resto de la gama se equipa con una caja automática de 6 velocidades, sin levas al volante.. Por el momento, no se ofrecen más alternativas de motor ni opciones con tracción AWD (algo que sí ofrecía la Tracker de 1ra generación).

Si bien el nuevo motor es chico, la función turbo permite asumir que se mejorarán los tiempos de aceleración del motor anterior, que siempre fueron algo discretos (0 a 100 km/h en 12 segundos). El consumo de combustible también apunta a mejorar significativamente uno de los puntos históricamente flojos de este modelo.

El andar en asfalto es muy cómodo y silencioso. No es un vehículo para aventurarse al offroad, donde los neumáticos “de calle”, la falta de AWD y la dirección liviana son una limitación.

Los detalles de terminación e insonorización interior son un punto fuerte relativo al confort. El habitáculo es agradable y luminoso, con un look&feel de mayor jerarquía que el de la Tracker vieja. La posición de manejo es flexible: el volante tiene doble regulación y la butaca ofrece una generosa variedad de ajustes de altura. El aumento de las dimensiones repercute en el confort de las plazas traseras, donde hay suficiente espacio para dos pasajeros adultos. El baúl no es muy grande pero mejoró con respecto a la Tracker de 1ra generación, pero los asientos traseros son rebatibles, lo que permite ampliar notablemente la capacidad de carga en caso de requerirla.

Los accesorios de base para toda la gama son estándar: aire acondicionado, limitador de velocidad, espejos eléctricos, computadora de abordo, volante multifunción y sensor de estacionamiento trasero. La versión base de caja automática cuenta con control de crucero. El equipamiento diferencial que se suma a partir de la versión LTZ incluye sensor crepuscular, sensor de lluvia, cámara trasera y apertura y arranque sin llave. La versión Premier incorpora el equipamiento exclusivo para la franja tope de gama: control de temperatura interior, cargador inalábrico, estacionamiento automático, espejo interno fotocromático, techo solar y sensores de estacionamiento 360°.

El tablero es sencillo, clásico y de fácil lectura. Consta de dos grandes cuadrantes de cuentavueltas y velocímetro, y un display central de 3,5’’ de información múltiple que es color en la versión Premier. El sistema multimedia es el mismo para todas las versiones: sistema MyLink con pantalla táctil de 8’’, con generosas opciones de conectividad y entretenimiento. Esto incluye compatibilidad con Apple Car Play y Android Auto, Bluetooth y entrada USB. Toda la gama cuenta, además, con el nuevo WiFi integrado que permite conectarse a internet con hasta 7 dispositivos móviles simultáneos, a través de un servicio propio de Chevrolet (con tarifa aparte).

El paquete de seguridad de serie incluye 6 airbags, control de estabilidad y tracción, luz antiniebla y sistema de frenos ABS con EBD. Un detalle de esta nueva Tracker es que los frenos traseros dejaron de ser de disco y pasaron a ser de tambor. Es una tecnología más económica que, de todas maneras, no representa un problema ya que las ruedas traseras soportan mucho menos fuerza de frenado. La versión LTZ incorpora algunas funciones de seguridad activa tales como alerta de punto ciego, pero este rubro alcanza su máxima expresión en la versión Premier, que cuenta además con alerta de colisión frontal, frenado automático de emergencia, indicador de distancia de vehículo de frente e indicador de presión de neumáticos.

La Nueva Tracker no representa necesariamente una revolución total con respecto a la 1ra generación que ya se despide. La escasez de opciones en cuanto a motorización y la falta de tracción 4x4 en la gama limita la ambición de esta nueva apuesta de Chevrolet. Aún así, se trata de una necesaria y bienvenida modernización de un modelo que pinta como caballito de batalla de Chevrolet en el futuro cercano. Un motor moderno, mucho más eficiente y rendidor, la sofisticación de la versión Premier y el rediseño más agresivo así lo demuestran. Ante todo la Tracker se perfila como una alternativa más que interesante a la Eco Sport y a la Duster. Para competir con esos dos tótems, hace una apuesta muy fuerte por las prestaciones de confort, seguridad y multimedia, que concentran los principales argumentos de venta.