Citroen C5 aircross

Versiones C5 aircross

C5 aircross

Feel Pack AT

Resumen C5 aircross:

La Citroën C5 Aircross es la nueva SUV de Citroën para el segmento C. Con ella, la marca francesa apuesta por un espacio vacante en el catálogo desde 2015, con el retiro de la poco recordada C4 Aircross. Un segmento más abajo, Citroën ya contaba con la C4 Cactus. Por el momento, la C5 viene importada desde Francia. Lanzada a mediados de 2020, esta nueva SUV apunta a disputarle un lugar a vehículos como la Peugeot 3008, la Jeep Compass, la Ford Kuga, la Chevrolet Equinox, la Toyota Rav4 y la Honda CR-V, entre varias otras que pueblan este competitivo segmento. La C5 Aircross está disponible por ahora en una única versión Feel Pack con motor turbo, caja automática y tracción simple delantera.

La carrocería de la C5 Aircross cuenta con la robustez esperable en una SUV compacta. Sin embargo, los diseñadores han preferido suavizar el porte del vehículo, inclinándose por líneas más simples y amables de lo habitual en este segmento. Esto la hace visualmente menos agresiva que su prima hermana, la Peugeot 3008 y más curvada que modelos angulares como la Rav 4 o la Compass. Estas características se comprueban en su trompa visiblemente redondeada, el capot sin nervaduras (apenas tiene dos hendiduras ovaladas), el escaso relieve de los guaradabarros y un remate trasero bastante sobrio, más de “auto simpático” que de “camioneta”. Puede decirse que armoniza con su hermana “mayor-menor”, la C4 Cactus, en el espíritu de las formas, aunque con menos secciones rectilíneas y más curvas. Representa también la tradición de Citroën, marca poco dada a los diseños monolíticos.

La C5 Aircross viene equipada con un motor THP turbo-naftero 1.6 que desarrolla hasta 165 CV y 240 Nm de torque. Es el mismo motor que equipa a la Cactus Shine o la Peugeot 3008. Es un motor moderno, de probado empuje y eficiencia en el consumo. La caja de cambios es automática de 6 velocidades y la tracción es delantera. Por el momento no llegarán versiones híbridas o de tracción AWD o 4x4, tecnologías aún vacantes en la marca Citroën en nuestro país.

La potencia del motor Turbo - ya probada en otros modelos - y la eficiencia de la caja permiten proyectar una aceleración de 0 a 100 km/h en alrededor de 8,5 segundos. Lo confirmaremos al probar el vehículo. La velocidad máxima declarada es de 201 km/h.

El alto despeje del chasis y los amortiguadores progresivos hidráulicos que equipan la suspensión permiten anticipar que la C5 es un vehículo diseñado para lograr un confort de marcha excelente, por encima de las performances asombrosas de aceleración y dirección. Esto lo convertiría en un vehículo urbano y no tan orientado a recorrer largas distancias o a la conducción offroad, a pesar de la potencia que promete el motor turbo. Podremos confirmar o refutar estas hipótesis cuando hayamos probado el modelo.

El espacio y la habitabilidad interiores son uno de los caballitos de batalla de la C5 Aircross. Las butacas delanteras son anchas, con diseño “Advanced Confort”, declarado por Citroën como el equilibrio perfecto entre una textura mullida y la firmeza necesaria para no hundirse. La postura de conducción es cómoda, con regulación de altura de la butaca y doble regulación del volante, que además es multifunción. Cuenta con lugar para 5 pasajeros. Las línea de asientos trasera se destaca por tener 3 butacas individuales del mismo ancho, en vez de la típica 5ta plaza central “de yapa” que ofrecen incluso vehículos de esta misma categoría. Los respaldos de estas 3 butacas pueden rebatirse para ampliar el espacio de carga. El baúl es de por sí bastante espacioso, con 720 litros de capacidad. Cuenta con techo solar panorámico corredizo, ideal para viajes escénicos.

Esta única versión Feel Pack cuenta, en general, con las funciones propias de una línea full. El combo incluye acceso y arranque sin llaves, climatizador automático digital bi-zona, levantavidrios eléctricos en todas las ventanas, espejos exteriores de regulación y rebatimiento eléctrico, sensores crepuscular y de lluvia y limitador/regulador de velocidad. También cuenta con asistencias al estacionamiento: sensores tanto traseros como delanteros y cámara trasera. No llega a tener estacionamiento automático.

El tablero de instrumentos es 100% digital, en pantalla de 12,3’’. El sistema multimedia cuenta con pantalla táctil de 8’’, con compatibilidad con Apple Car Play y Android Auto. La función radio y la conectividad Bluetooth y USB está también disponible.

Las prestaciones de seguridad del C5 Aircross son relativamente avanzadas, en línea con un mercado que de a poco empieza a mejorar estas funciones. Toda la serie incluye control de tracción y estabilidad, frenos ABS con distribución de frenado y asistencia al frenado de emergencia, ganchos Isofix y ayuda de arranque en pendiente. Los airbags son 6 (delanteros, laterales y de cortina). Incluye también funciones de seguridad activa, que en Citroën se llaman “Drive Assist” tales como alerta de colisión frontal (con freno de emergencia automático), alerta de cambio de carril, alerta de falta de atención, alerta de punto ciego y lectura de señales de velocidad máxima.

Citroën apuesta por fin a un segmento cada vez más competitivo con un proyecto que claramente eleva el listón de calidad de la marca de PSA. Se trata de un diseño personal y amigable, que ofrece también puntos altos en mecánica (su moderno motor turbo), tecnología (drive assist), confort de marcha (amortiguadores progresivos) y, sobre todo, confort interior (donde sobresalen las 3 butacas traseras). En el debe, anotamos la falta de opciones para el comprador, con una única versión tope de gama no tan accesible en precio y sin opciones AWD o motor híbrido, que algunos modelos de la competencia directa ya ofrecen. Si el balance te da positivo, no dudamos que tendrás en tus manos un excelente auto urbano para disfrutar en familia.