Fiat 500X

Versiones 500X

500X

Pop Star 1.4L

Resumen

Versión base con caja manual. Incluye climatizador automático, control de velocidad crucero, apertura y encendido sin llave y control de estabilidad.

Resumen 500X:

La Fiat 500X es una SUV chica basada en el chasis de la Jeep Renegade. Se consigue en las versiones PopStar y Cross Plus, esta última con tracción 4x4 y caja automática. Sus fuertes son su diseño, su robusto chasis y sus muy completas funciones de confort y seguridad.

Uno de los platos fuertes de este 500X es el aspecto exterior. La carrocería de curvas amables logra un equilibrio – poco común en el segmento – entre elegancia, seducción y simpatía. El frente se caracteriza por una parrilla muy sutil que le regala la mayor superficie a la chapa de la carrocería. Esto le da un aire moderno y tranquilo que contrasta con la agresividad de otras SUV con parrillas imponentes. En cada lado tiene tres juegos de faros independientes. Las ópticas son circulares, dándole al 500X una identidad inconfundible en un mercado que tiende a las ópticas rasgadas. El remate trasero es sobrio y quizás menos distintivo, con un diseño de ópticas muy sencillo, lejos de las estéticas a veces rebuscadas y llamativas que predominan en el diseño actual.

El motor es un naftero turbo de 1.4 litros y cuatro cilindros, equipado con el sistema MultiAir de Fiat. Está configurado distintamente en cada versión, de tal manera que el Pop Star entrega 140 CV de potencia y 230 Nm torque, mientras que el Cross Plus alcanza 170 CV y 250 Nm respectivamente. El Pop Star tiene transmisión manual de 6 velocidades, mientras que la Cross Plus cuenta con transmisión automática de 9 velocidades. La versión Cross Plus, tal como lo indica su nombre, incluye exclusivamente un sistema de tracción 4x4 de reparto automático que puede desconectarse para pasar a 2WD en caso de así requerirlo el conductor.

El conjunto mecánico tiene un rendimiento muy bueno. Es versátil, con gran entrega en baja y buena reacción en alta, además de suave, silencioso y confiable. El motor de la versión Pop Star acelera de 0 a 100 km/h 10 segundos, un valor estándar para la relación de potencia y peso del vehículo. Alcanza una velocidad máxima de 188 km/h. Estos valores mejoran un poco en la versión Cross, con una configuración más potente. Frena de 100 a 0 km/h en 39,8 metros; excelente. El consumo de combustible es relativamente eficiente: requiere 6,3 litros cada 100 km en ruta a 100 km/h y 8,5 a 130 km/h. En ciudad el promedio es de 10,2 litros

Al conducir, las sensaciones del chasis son comparables a la del Jeep Renegade, lo cual es lógico por ser virtualmente el mismo auto en este aspecto. Esto le da al manejo una grata sensación de fortaleza y solidez; la tranquilidad de que todo está en su lugar, funcionando a pleno, y de que nada lo va a romper. La puesta a punto de las suspensiones logra un apoyo óptimo en situaciones más o menos exigidas de ruta, transmitiendo seguridad y confort en todo momento. En ciudad, alguna que otra disparidad entre las suspensiones y unos neumáticos bastante duros puede transmitir ciertas asperezas y vibraciones. La dirección es blanda y agradable pero el radio de giro no es tan generoso y algunas maniobras de estacionamiento pueden verse limitadas. El desempeño en caminos de ripio o tierra se ve beneficiado por un despeje correcto y, en la versión Cross Plus, un buen sistema de tracción 4x4 con varios modos de conducción. Sin ser un vehículo estrictamente offroad, aporta un plus de salidas al campo o la montaña.

Adentro, sorprende el muy lindo diseño del panel central y las butacas. La fabricación italiana se siente en la calidad de terminación general que se observa en cada detalle. La posición de manejo puede ajustarse tanto en la butaca – regulable en altura y apoyo lumbar – como en la dirección, que se regula en altura y profundidad. Atrás el acceso es algo complicado por el techo descendente, pero el espacio en general está más o menos bien, sin ser un punto destacable. Si los ocupantes son niños, van a ir mucho más cómodos. El tamaño del baúl es aceptable, aunque de los más pequeños del segmento.

Si te gustan los chiches la versión Cross Plus es ideal, ya que además de la mecánica más completa trae algunos lujos extra: techo solar eléctrico, sensores de lluvia y crepuscular, espejos exteriores eléctricos rebatibles con luz de acceso, control de crucero adaptativo, cámara de estacionamiento y espejo interior electrocrómico. No obstante, ya desde la Pop Star, el 500X cuenta con climatizador automático, apertura y encendido sin llave, sensores de estacionamiento, control de velocidad crucero, computadora de a bordo, levantavidrios eléctricos y sistema start&stop. Nada mal, en general, en términos de accesorios.

El tablero consta de dos cuadrantes analógicos de aguja para medir velocidad y vueltas del motor, más un gran display central circular que ofrece medidor de combustible y temperatura, además de un velocímetro digital y toda la información del ordenador. La multimedia cuenta con una pantalla táctil de 7’’ con el sistema U-connect. Este incluye compatibilidad con Apple Car Play y Google Auto en la versión Cross Plus, además de varias opciones de conectividad y una aplicación para evaluar el manejo según su eficiencia y economía.

La gama viene muy completa, con funciones esenciales de base tales como control de tracción y estabilidad, 6 airbags, cinturones de 3 puntos inerciales en todas las plazas, frenos ABS con EBD, monitoreo de la presión de los neumáticos y asistencia al arranque en pendiente. La versión Cross Plus trae algunos extras muy interesantes, como faros delanteros de bi-xenón, un sistema de mantenimiento de carril, frenado automático en casos de emergencia, detección de punto ciego y un selector de modos de conducción que adapta la dinámica y la mecánica en función del tipo de manejo que se vaya a realizar (normal, sport, offroad). Realmente un gran plus para versión tope de gama. Y además – una rareza en nuestros días – la rueda de auxilio es exactamente igual a las otras cuatro.

Dentro de un segmento con sobreoferta, Fiat se despacha con un producto que logra distinguirse por su refinado y original diseño. Es una fortaleza nada desdeñable, dado que seguramente va a llamar la atención de más de uno. Pero eso no es todo: una gran calidad en las terminaciones, unas prestaciones de alta calidad, y un nivel general de equipamiento realmente muy bueno redondean un producto súper competitivo del grupo FCA. Sus dos versiones tienen muchas diferencias entre sí – a favor de la Cross Plus – pero parten de un piso bastante elevado: una Pop Star muy generosa que está más que bien para el público general. Un andar no del todo suave en ciudad y un espacio algo limitado en las plazas traseras y el baúl constituyen los principales defectos. Nada muy grave. Queda por ver cómo se desempeña Fiat en un nicho en el que nunca se ha destacado, generando dudas sobre el éxito o el valor de reventa que pueda tener el 500X. Fuera de eso, es un gran crossover, que eleva la vara de lo que puede ser un auto de este tipo en nuestras latitudes: habrá que darle la oportunidad.