Fiat Cronos

Versiones Cronos

Cronos

Drive 1.3L

Resumen

Versión base con motor 1.3 y caja manual. Cuenta con climatizador automático, levantavidrios eléctricos, espejos eléctricos y control de estabilidad.

Cronos

Precision 1.8L

Resumen

Versión intermedia con motor 1.8 y caja manual. Mejora las llantas, suma un mínimo equipamiento de serie y funciones optativas.

Cronos

Precision AT 1.8L

Resumen

Versión full con motor 1.8 y caja automática. Incorpora de serie todas las funciones optativas del Precision manual y suma velocidad crucero.

Resumen Cronos:

El Fiat Cronos es un sedán chico de fabricación nacional. Se encuentra en sus dos versiones Drive y Precision, con motores 1.3 y 1.8 respectivamente y caja manual o automática. Líder en su segmento, cuenta con buena relación precio-producto, bajo consumo y equipamiento muy completo para su segmento.

La carrocería del Cronos está bastante lograda. Sin ser un diseño particularmente innovador ni llamativo, ostenta una agradable armonía de conjunto realzada por un predominio de líneas curvas tanto en la trompa como en el perfil. La trompa comparte los rasgos generales del Tipo, aunque en este caso las ópticas están un poco más rasgadas, a tono con la tendencia del mercado. Se destacan las nervaduras características del capot, que le dan un matiz relativamente agresivo a un look por lo general afable. Es prácticamente idéntico al Fiat Argo. El remate trasero es otro triunfo: tratándose de un claro sedán tri-cuerpo – y no un fastback – hay que reconocer que el baúl está armónicamente integrado a tono con el gusto contemporáneo: no da la sensación de injerto contranatura que muchas veces transmiten los sedanes más económicos.

La gama ofrece dos motores nafteros de diferentes prestaciones. La versión base Drive tiene un motor Firefly de 1.3 litros que desarrolla 99 CV y 127 Nm de torque. En cambio, la versión full Precision trae el más potente 1.8 EtorQ Evo, de 130 CV y 182 Nm de torque. La caja es manual de 5ta, aunque el Cronos Precision ofrece una opción con caja automática de 6ta con modo secuencial y levas al volante. La tracción es delantera.

El motor 1.8 acelera de 0 a 100 km en 10,6 segundos, mientras que el 1.3 lo hace en 12,6 segundos. Una diferencia lógica, teniendo en cuenta la potencia de cada uno. Las velocidades máximas son de 175 y 188 km/h respectivamente. La distancia de frenado no es un fuerte del modelo, con valores de 43-44 metros para frenar de 100 a 0 km. El motor 1.3 es el más económico en cuanto al consumo de combustible. Consume 9,5 litros cada 100 km en ciudad, 5,7 litros en ruta a 100 km/h y 7,2 litros a 130 km/h. El motor 1.8 es más gastador, con valores promedio de 11,2, 6,5 y 8,6 litros respectivamente.

El Cronos es un bicho de ciudad: un sedán familiar sin mayor nervio ni pretensiones deportivas. En consecuencia, sus suspensiones blandas y su despeje relativamente alto se adaptan muy bien a las condiciones de calle, otorgando un confort de marcha realmente destacable. En la ruta – por estas características – el Cronos no se encuentra en su salsa, aunque obviamente cumple lógicamente con el estándar. Es aquí donde actúa el control de estabilidad y tracción de serie, para garantizar la seguridad en las maniobras más bruscas. La dirección es suave y eficaz, aunque el ángulo de giro es un poco “amarrete” y dificulta ciertas maniobras en espacios estrechos.

La experiencia del habitáculo se destaca por el agradable diseño del panel, con muchos círculos y curvas típicas de Fiat, y la buena calidad de las terminaciones en general. La posición de manejo se logra a través de una butaca cómoda, regulable en altura y un volante con doble regulación. El espacio en las plazas posteriores es algo limitado en ancho y alto. Sí destaca el muy generoso espacio disponible para las piernas. La quinta plaza se ve también beneficiada, gracias a un asiento y un piso relativamente planos. Los asientos son rebatibles en modo bipartido 60/40. El baúl es un punto fuerte: uno de los más espaciosos de su segmento.

En general los accesorios de confort del Cronos son estándares, con sensibles diferencias no solo entre Drive y Precision, sino entre esta última y la Precision con cambio automático, que viene con algunos detalles extra. Son funciones de serie el climatizador automático, computadora de a bordo, cierre centralizado de puertas, espejos retrovisores de regulación eléctrica, cámara y sensores de estacionamiento y levantavidrios eléctricos, entre otros. Exclusivos de la versión Precision de caja automática son el control de velocidad crucero y los espejos exteriores rebatibles con luz de acceso.

El tablero es grande, luminoso, de fácil lectura. Sus dos cuadrantes de aguja marcan velocidad y vueltas del motor, mientras que un amplio display central de 7’’ nuclea la información de la computadora (solo Precision automática y HGT; en la Precision manual es opcional). La central multimedia dispone de una pantalla táctil de 7’’ compatible con Apple Car Play y Android Auto. Además de la radio, se puede escuchar música propia a través de archivos por USB o bien conectando por Bluetooth con cualquier dispositivo móvil.

Con excepción de los 2 airbags laterales, que solo vienen por defecto en la versión Precision automática (y son optativos en la Precision manual), el resto de los ítems de seguridad son de serie. Esto es un puntazo a favor. Estos incluyen: airbags frontales, control de estabilidad y tracción, monitoreo de presión de neumáticos, arranque en pendiente y sistema de sujeción isofix.

El éxito del Cronos se basa en una excelente relación precio-producto. Por un valor relativamente accesible podés acceder a un auto de líneas agradables, con dos motores para elegir, opción de caja automática, gran confort de marcha, estilizado diseño de panel, destacadas funciones de seguridad y generoso baúl. Es decir, un sedán familiar casi irreprochable de fabricación nacional. Tiene algunas contras – un motor 1.8 que consume un poco de más, limitación de espacio en plazas posteriores, algún que otro lujo faltante – pero en general es un producto muy bien balanceado que cierra por todos lados. No tiene prestaciones monumentales, pero tampoco defectos serios. La performance de ambos motores es bastante estándar, pero cumplen con lo que se le puede pedir a un auto de estas características. En líneas generales, este modelo nos habla de una producción local que de a poco va elevando la vara. Si bien en algunos aspectos le falta un empujoncito más, el Cronos no tiene casi nada que envidiarle al Tipo fabricado en Turquía. Si Fiat mueve bien sus fichas, podríamos estar ante un vehículo nacional con aspiraciones globales.