Ford Bronco Sport

Versiones Bronco Sport

Bronco SportBigBend

Resumen

Versión base con motor turbo 1.5, caja automática y tracción 4x4. Incluye climatizador automático, control de crucero, cámara trasera y multimedia.

Resumen Bronco Sport:

La Ford Bronco Sport es una SUV compacta, correspondiente al segmento C y procedente de México. Lanzada globalmente en 2021, es en realidad la 6ta generación de un modelo mítico que Ford comercializó entre 1965 y 1996. Luego de un hiato de 25 años, la Bronco vuelve con un diseño típicamente crossover a compartir cartel - y segmento - con la Ford Territory y la Ford Kuga Híbrida. Al contar con tracción 4x4 en todas sus versiones, la Bronco Sport tiene un perfil más todoterreno que otros modelos de su segmento. Además de la Territory y la Kuga, compite con otros SUV crossover compactos como las Jeep Compass y Wrangler, la Toyota Rav4, la Nissan X-Trail, la Citroën C5 Aircross, la Peugeot 3008 y con la Volkswagen Taos. Está disponible, por el momento, en dos versiones 4x4 automáticas: la Big Bend y la Wildtrak.

Esta vez, Ford apuesta por una estética sobria, angular y funcional en el espíritu de marcas como Jeep y Land Rover. Exceptuando una suave curvatura en la línea frontal y las ópticas circulares, la Bronco ostenta una carrocería “tipo caja” donde predominan las líneas rectas y los bloques macizos. Esto no implica que el diseño no tenga su personalidad. Es, en definitiva, un look atemporal - casi retro - que transmite, adecuadamente, aventura y robustez. A la hora de salir a devorar caminos offroad, no hacen falta sofisticaciones agradables a la vista.

La Bronco ofrece, por el momento, dos motores EcoBoost turbo nafteros dependiendo de la versión: 1.5 litros y 3 cilindros para la Big Bend - capaz de desarrollar 175 cv de potencia y 258 nm de torque - y 2.0 litros y 4 cilindros para la Wildtrack, bastante más potente: 240 cv y 373 nm. Ambas versiones son automáticas y 4x4: la caja es de ocho velocidades con convertidor de par, selector rotativo (Rotary Shifter) y levas al volante en el caso de la Wildtrak. La tracción es 4x4 desconectable, con bloqueo de diferencial trasero y Trail Control (una suerte de control de crucero offroad de baja velocidad) en el caso de la versión Wildtrak.

Con un excelente desempeño del conjunto motor-caja, el turbo 2.0 de la versión Wildtrak permite acelerar de 0 a 100 km/h en apenas 7 segundos. La velocidad máxima, limitada electrónicamente, supera apenitas los 200 km/h. Excelente por donde se lo mire. No tan excelente resultan los consumos de nafta (también para el motor 2.0). En la autopista, a velocidad constante de 130 km/h, consume unos 10 litros cada 100 km recorridos. Es un valor de conducción urbana para la mayoría de las SUV. El valor asciende a 16.6 litros cada 100 km de promedio en la ciudad y a 20 litros en condiciones extremas de conducción offroad. Se trata de valores normales para un vehículo específicamente todoterreno, pero claramente ineficientes comparados con el estándar actual.

Pensada para la conducción offroad, la Bronco cuenta con un sistema de tracción 4x4 desconectable que, además, cuenta con un sistema de gestión de terrenos (llamado “GOAT”: Goes Over Any Terrain) con hasta siete modos de conducción preconfigurados: normal, eco, deportivo, lodo, resbaladizo, arena y rocas (estos dos últimos solo en la versión Wildtrack). De toda formas, el comportamiento dinámico y confort de marcha de la Bronco Sport son realmente muy parejos en cualquier situación de manejo: offroad, autopista o calles urbanas. Se percibe un inmaculado equilibrio entre suavidad de marcha, estabilidad en ruta y rendimiento todoterreno. Habrá que agradecer a su excelente insonorización interior, su suspensión independiente con eje trasero multibrazo, los topes hidráulicos de los amortiguadores y unos neumáticos Pirelli que se complementan a la perfección con el chasis y la puesta a punto.

Buenas noticias: en el habitáculo, la calidad de terminaciones, materiales y encastres es de muy alto nivel; por encima del estándar de su segmento, incluidas las Ford Kuga y Territory. Un mérito de la excelente industria mexicana. La posición de manejo es comodísima y se destaca por su volante multifunción regulable en altura y profundidad y por la versátil regulación de la butaca que - en el caso de la versión Wildtrack - ofrece hasta 8 posiciones y comando eléctrico. La regulación de la butaca del acompañante, en cambio, es manual en ambas versiones y de solo 4 posiciones. La versión Wildtrack tiene, también, asientos delanteros calefaccionados. El habitáculo es luminoso y espacioso en general; en las plazas traseras las piernas pueden ir un poco justas, pero la generosa elevación del techo garantiza que las cabezas de los ocupantes ni lo rocen. El portón trasero, aunque no tiene apertura automática, ofrece dos tipos de apertura: se puede levantar todo el portón, o solamente la luneta. Es una función muy útil para guardar o extraer cosas pequeñas en espacios reducidos.

La Bronco ofrece los accesorios de confort estándares para un auto de su gama y precio, aunque en este rubro existen importantes diferencias entre las dos versiones. La versión de entrada, Big Bend, tiene - entre otras funciones - apertura y cierre central con mando a distancia, climatizador automático monozona, control de velocidad crucero, encendido automático de luces, levantavidrios eléctricos con “one touch” para el conductor, cargador de smartphone, limpiaparabrisas con sensor de lluvia y sistema start/stop. Ahora bien: la versión Wildtrack agrega de forma exclusiva climatizador bizona, espejo fotocromático, techo solar, encendido remoto, levas al volante y “one-touch” en todos los cristales.

El tablero es bastante diferente según la versión: mientras que la Big Bend cuenta con una pantalla TFT de 4,2 pulgadas, la Wildtrack cuenta con una pantalla digital de 6,5 pulgadas que ocupa casi todo el tablero. Dos cuadrantes sobrios - velocidad y tacómetro - completan la parte analógica del instrumental. Ambas versiones cuentan con una pantalla multimedia táctil de 8 pulgadas, con sistema SYNC3, GPS integrado y compatibilidad con Apple Car Play y Android Auto. La diferencia está únicamente en el sistema de audio: 6 parlantes para la Big Bend y 8 con audio marca Bang & Olufsen para la Wildtrak.

Siguiendo la tendencia del mercado, la Bronco Sport estandariza sus funciones de seguridad para toda la gama, a excepción de algunas funciones de su sistema CoPilot 360 de ayudas a la conducción. El paquete esencial está completo: 9 airbags (dos delanteros, cuatro laterales de tórax adelante y atrás, dos laterales tipo cortina y uno de rodillas para el conductor), control de estabilidad ESP, cámara de visión trasera, control de tracción, frenos ABS con distribución de frenado y asistencia al frenado de emergencia, monitoreo de presión de neumáticos y ganchos isofix. El sistema CoPilot 360 con asistencia electrónica a la seguridad activa es más completo en la versión WildTrack, ya que cuenta exclusivamente con control de crucero adaptativo, lectura de señales de tránsito, asistente de dirección evasiva y cámara delantera. Las funciones estándar para toda la gama son el frenado de emergencia, encendido automático de luces altas, alerta de cambio de carril y alerta de punto ciego.

La emergencia de la Bronco Sport en el catálogo de Ford se inscribe en el radical cambio de perfil que la marca estadounidense asumió a partir de 2021, abandonando su vocación generalista para especializarse en pickups y SUVs más exclusivas, en la línea de marcas como Jeep. Esto explica que su catálogo apueste por tres SUVs compactas, cada una apuntando a diferentes perfiles de usuario, mientras desaparecen autos urbanos históricos como el Ka y el Focus. Conclusión: empezaremos a ver modelos Ford cada vez más costosos a los cuales habrá que exigirles una mayor excelencia, variedad y sofisticación mecánica / tecnológica. La Bronco Sport apunta en la dirección correcta, al posicionarse como el único verdadero vehículo aventurero y todoterreno de Ford (la Territory y la Kuga - si bien cuentan con tracción 4x4 - son más “familiares”, por así decirlo) y quizás la que más chances tenga de hacerle sombra a la líder de su segmento, la Jeep Compass. Por otra parte, si Ford va en serio, es de esperar que lleguen más versiones y, con ellas, más alternativas mecánicas.