Ford Kuga Hibrida

Versiones Kuga Hibrida

Kuga HibridaSE

Resumen

Versión base de motor híbrido y caja automática CVT. Incluye apertura y arranque sin llave, climatizador, cámara trasera y control de crucero.

Kuga HibridaTitanium

Resumen

Versión full de motor híbrido, caja CVT y tracción AWD. Suma techo panorámico, climatizador bi-zona, sensor de lluvia y encendido remoto

Resumen Kuga Hibrida:

La Ford Kuga Híbrida es la 3ra y más reciente generación de este SUV familiar, un segmento por encima de la popular EcoSport pero de mayor tamaño, un diseño más agresivo y un target un poco más específico. Es un vehículo global que en otros mercados se conoce como Ford Escape. La 1ra generación de Ford Kuga se estrenó en nuestro mercado en 2010, mientras que la 2da llegó apenas tres años después, en 2013. Recién en 2020 fue reemplazada por esta 3ra generación exclusivamente con mecánica híbrida, importada desde Estados Unidos. Las Kuga de 2da generación siguen a la venta hasta agotar el stock remanente. Compite naturalmente con otros SUV crossover medianos como la Honda CR-V, la Kia Sportage, la Jeep Compass y, particularmente, con la Toyota Rav4, la única otra SUV con motor híbrido entre las marcas generalistas. La Kuga de 3ra generación está disponible en dos versiones: SE de tracción simple y Titanium con AWD

Comparada con la Kuga de 2da generación, esta Nueva Kuga Híbrida posee una carrocería más estilizada y liviana, más compacta, con menos perfil “de camioneta” y más “de auto”. Hoy la Kuga es menos rectilínea, con formas más suaves y redondeadas, de aspecto no tan macizo, sobre todo en la parte trasera. Destaca por tener un capot más largo y prominente y una trompa minimalista totalmente renovada. Es un vehículo más largo, ancho y bajo que la Kuga II, lo cual le brinda otro carácter, más plantado en la ruta y más estilizado que nunca: es algo así como una SUV con espíritu de coupé. Es un diseño agradable a la vista, claramente más elegante que el anterior, aunque todavía algo anónimo y no muy jugado. Comparte algunas formas con el resto de la nueva línea Ford, manteniendo la distintiva parrilla hexagonal. Este estilo cumple bien la función de identificar a la marca, pero le quita algo de personalidad a los diseños individuales.

La principal novedad mecánica de la Nueva Kuga es, lógicamente, el motor híbrido: se trata de un motor naftero de 2.5 litros y 165 CV combinado con un motor eléctrico de 130 CV. La potencia combinada del conjunto es de 203 CV totales. Cuenta con frenado regenerativo, que ayuda a mantener cargada la batería con la energía generada durante el frenado. Viene con caja automática CVT con “rotary shifter” o selector de cambios rotativo. La versión Titanium ofrece exclusivamente tracción AWD o 4x4, mientras que la versión SE tiene tracción simple en las ruedas delanteras.

Gracias a su formidable empuje en baja (típico del motor eléctrico), la Kuga acelera de 0 a 100 km/h en apenas 8,5 segundos, lo cual es una buena proeza para un vehículo de 1500 kg. Cuidado con el acelerador, entonces: a pisarlo con calma. El motor está expresamente limitado a 202 km/h de velocidad máxima. El consumo de combustible era un punto flojo en la Kuga de 2da generación: gracias al nuevo motor híbrido, esta Nueva Kuga mejora muchísimo este aspecto, con una media de consumo de 5,2 litros cada 100 km recorridos.

El comportamiento del auto y las sensaciones de conducción constituyen en general un aspecto a destacar. Ford ha cuidado cada uno de los detalles que hacen a una dinámica superior: suspensiones independientes en las cuatro ruedas, dirección muy precisa con asistencia eléctrica y frenos a disco en las cuatro ruedas. Cuenta con un selector de modos de conducción, con características preconfiguradas para diferentes tipos de manejo: normal, eco, deportivo, resbaladizo y nieve/arena. Estas características permiten aprovechar el motor híbrido al máximo, con un andar confortable y seguro que comunica los avatares del terreno hacia el volante con un equilibrio preciso. El modo “L” permite realizar un manejo 100% eléctrico a bajas velocidades, ideal para ahorrar nafta en la conducción urbana. En terrenos offroad la performance se ve facilitada - solo en la versión Titanium - por la el sistema AWD. La versión SE, al no disponer de este sistema, es un auto más perfilado para la conducción urbana. En condiciones extremas, tales como barro y arena, se hace un poco más complicada la conducción, ya sea por tener neumáticos inadecuados o por la intervención – en este caso no deseada – del control de estabilidad y tracción. Como todo crossover, no es un vehículo para este tipo de uso.

Es un vehículo espacioso, silencioso y cómodo para 5 ocupantes adultos, incluso en las plazas traseras, lo cual reafirma su carácter familiar. A diferencia de la vieja Kuga Titanium, no cuenta con techo solar. La posición de manejo es cómoda, quizás algo elevada. La butaca del conductor tiene 10 posiciones regulables eléctricamente y también se puede ajustar la altura del asiento del acompañante, también de modo eléctrico sólo en la versión Titanium, que además cuenta con memorias de posición. Ambas butacas delanteras están calefaccionadas y la regulación del volante es doble: puede ajustarse en altura y profundidad. Los asientos posteriores se rebaten para brindar más espacio de carga en el baúl, que ya es de por sí relativamente generoso para lo que suelen ser este tipo de autos.

La Kuga Híbrida ofrece funciones propias de una línea premium en ambas versiones, aunque la Titanium tiene varios diferenciales a favor. El equipamiento de serie ofrece ítems tales como apertura de puertas y arranque sin llave, climatizador automático, computadora de a bordo, cámara de estacionamiento trasera, control de velocidad crucero y encendido de luces automático, entre otras. La versión Titanium ofrece, en exclusiva, techo panorámico, climatizador bi-zona, volante calefaccionado, sensor de lluvia, apertura del portón trasero con manos libres y encendido remoto del motor.

El tablero de instrumentos es totalmente digital: una pantalla de 12.3 pulgadas que puede configurarse en diferentes tipos de visualización, incluyendo los indicadores típicos (velocidad, tempratura, combustible) y otros más sofisticados. Llamativamente, no incluye tacómetro o cuentavueltas. La versión Titanium suma un head-up display. La pantalla multimedia táctil de 8 pulgadas funciona con el sistema Sync3 de Ford. Incluye control de voz y compatibilidad con Apple Car Play y Google Auto. La versión Titanium ofrece 10 parlantes Bang&Olufsen.

La apuesta por la seguridad es un fuerte de Ford en general, y la Nueva Kuga Híbrida no es la excepción. En esta 3ra generación, se incorpora un software de seguridad activa - llamado CoPilot360 - que incluye asistente pre-colisión con frenado automático de emergencia y detección de peatones, información de punto ciego, alerta de tráfico cruzado y sistema de mantenimiento de carril. La versión Titanium le suma sistema de centrado en carril, asistente de dirección evasiva, control de crucero adaptativo, sistema de estacionamiento asistido y reconocimiento de señales. Además, ambas versiones cuentan con siete airbags, control de estabilidad y tracción, frenos ABS con EBD y EBA, control de torque en curvas, faros antiniebla delanteros y traseros y anclajes isofix.

Hoy, la atracción principal de la Kuga se centra en su novedosa motorización híbrida, que combina potencia con eficiencia y la posiciona entre los SUV’s híbridos más accesibles. El resto de la mecánica va a la par, contribuyendo a una gran experiencia de manejo que se realza incluso en caminos de ripio o tierra. El modernizado diseño depende del gusto de cada uno, pero en líneas generales es un salto de calidad hacia un look más agil, moderno y elegante en comparación con la Kuga anterior. Por último, se suman las interesantes incorporaciones en materia de seguridad, que siempre son muy valoradas en vehículos familiares. En síntesis, una SUV bien equipada y muy potente que valdrá la pena o no, según se esté dispuesto a pagar el dinero que vale.