Ford Territory

Versiones Territory

Territory

SEL

Resumen

Versión base de caja automática CVT. Incluye apertura y arranque sin llave, climatizador automático, sensor y cámara trasera y control de crucero.

Territory

Titanium

Resumen

Versión full de caja automática CVT. Suma regulación eléctrica de butaca, crucero adaptativo, tablero digital y asistencias a la conducción.

Resumen Territory:

La Ford Territory es una SUV compacta importada de China, disponible en sus versiones SEL y Titanium. Cuenta con motor naftero y caja automática CVT con 8 marchas preprogramadas. Está bien equipada tecnológicamente, es muy confortable para largos viajes y ofrece una fuerte apuesta por la seguridad.

La estética de la Territory tiene semejanzas con las varias SUVs chinas que ya se comercializan en el mercado: se trata de un diseño más bien funcional y anónimo que no seduce gran cosa pero que tampoco hace ruido. Sin curvas ni líneas osadas, la Territory se identifica con una trompa maciza y despojada que no llama demasiado la atención, compartiendo la estética actual de Ford en los faros y la parrilla. El perfil es rigurosamente “de manual” para este tipo de SUVs. La curvatura aerodinámica de la línea de ventanas hacia la parte trasera es quizás el atributo más delicado que ofrece. La parte trasera también es correcta pero sin estridencias. Es una camioneta hecha y derecha, sin una sola línea “de más”. No desagrada, pero está claro que el diseño no es el foco del modelo, como es el caso de la Peugeot 3008.

La Territory está equipada de serie con un motor Mitsubishi turbo naftero de 1.5 litros, que alcanza una potencia máxima de 143 cv y 225 nm. Se combina en ambas versiones con una caja automática CVT con 8 marchas preprogramadas. Se trata de un motor de andar agradable y silencioso, además con muy buena respuesta gracias a su elevado torque y a su turbocompresor. La caja CVT no es de las más eficientes, pero compensa bastante con las 8 marchas simuladas. La tracción es delantera. No hay, por el momento, opciones todoterreno de tracción AWD.

La Territory acelera de 0 a 11 km/h en unos 11,5 segundos. Se trata de un valor algo deficiente para un motor con turbo, explicado en gran parte por una caja CVT que no logra transmitir inmediatamente la potencia generada por el motor. La velocidad máxima es de 180 km/h. En ruta consume 6,5 litros cada 100 km recorridos a 100 km/h y 8,8 litros a 130 km/h. En ciudad promedia 11,5 litros. Son valores relativamente económicos, más que aceptables para un vehículo de este porte.

Salvando las limitaciones de la caja CVT, que resta agilidad de reacción y no brinda grandes sensaciones deportivas, el comportamiento dinámico de la Ford Territory es en general realmente bueno. El chasis de suspensiones independientes brinda simultáneamente un muy buen confort de marcha y una gran respuesta en maniobras de ruta. La dirección y el control electrónico de estabilidad también funcionan de forma excelente, brindando en todo momento sensaciones de manejo agradables y confiables. Los neumáticos de perfil excesivamente bajo resienten parcialmente la suavidad en el andar, sobre todo en caminos empedrados o de tierra.

Es en este aspecto donde Ford empieza a poner énfasis. La Territory es un vehículo que apunta a generar una gran experiencia de viaje dentro del habitáculo. Es por eso que cuenta con un espacio interior muy destacable y, por ejemplo, techo solar en ambas versiones. El diseño del panel está muy cuidado, dando una impresión muy agradable cada vez que nos sentamos a conducir, aunque se advierten algunos pequeños detalles de terminación no del todo cuidados. El asiento del conductor puede regularse en 6 u 8 posiciones según la versión, con mecanismo eléctrico en el caso de la Titanium. El asiento del acompañante tiene regulación manual de 4 posiciones. El volante puede ajustarse solamente en profundidad en la versión SEL, mientras que la Titanium también permite el ajuste en altura. En el caso de la Titanium, los asientos también están refrigerados y calefaccionados. Las plazas traseras gozan de espacio de sobra para las piernas y la cabeza, además de un muy buen confort para el 5to pasajero. Los asientos traseros pueden rebatirse hacia adelante 60/40 para ampliar el espacio del baúl, que no es especialmente espacioso.

Además de las regulaciones de butaca, las funciones que distinguen a la versión tope de gama Titanium de la SEL son: sensores de estacionamiento delanteros, tablero digital de 10’’ configurable, e, sensores de lluvia y crepuscular y luz de ambiente en el habitáculo. Ambas versiones cuentan con techo solar, sensores de estacionamiento traseros y apertura y arranque sin llaves.

En la versión Titanium el tablero de instrumentos es totalmente digital: una pantalla de 10 pulgadas que puede configurarse en diferentes tipos de visualización, incluyendo los indicadores típicos (velocidad, temperatura, combustible) y otros más sofisticados. La enorme pantalla multimedia táctil de 10’’ funciona con una adaptación “china” del sistema Sync3 de Ford. Incluye control de voz y compatibilidad con Apple Car Play y Google Auto, además de Bluetooth. Viene de serie en ambas versiones y funciona realmente muy bien.

La apuesta por la seguridad es un fuerte de Ford en general, y de la Territory en particular. La versión tope de gama Titanium se destaca por su muy completo software de asistencias a la conducción, llamado Co-pilot 360, que provee alerta de colisión frontal, frenado de emergencia, alerta de punto ciego, alerta de cambio de carril, control de crucero adaptativo, cámara 360° y estacionamiento asistido. Un paquete, a estas alturas, infaltable de en casi todas las versiones tope de gama desde el segmento C en adelante. Además, cuenta de serie con control de estabilidad y tracción, 6 airbags, frenos ABS con EBD y EBA, frenos a disco en las 4 ruedas, faros antiniebla delanteros y traseros y anclajes isofix.

Si el diseño y la mecánica de un auto son para vos aspectos secundarios o “por default” de un auto y, en cambio, preferís concentrarte en el confort, la seguridad y la flexibilidad para una buena experiencia de viaje, la Territory está pensada y diseñada para vos. Se trata de una SUV de diseño anónimo, sin grandes alardes mecánicos ni tracción 4x4, que de todas maneras ofrece buenas prestaciones en cuanto a funciones tecnológicas y de seguridad, donde destaca el techo solar y la apertura sin llaves que viene de serie, o el software Co-pilot360 que equipa a la versión Titanium, con funciones de asistencia a la conducción y al estacionamiento muy completas. Los amantes de los sedanes, que todavía los hay y muchos, se preguntarán por qué otra SUV para reemplazar el lugar que dejó vacío nada menos que el Ford Focus. Es una tendencia global que no para de crecer, pero quizás en algún momento las marcas deberán volverse a acordar de los otros universos de compradores que están viendo su oferta reducirse bastante. En algún punto, el primer auto fabricado en China de la marca Ford es una gran novedad y también una incógnita. Te invitamos a develarla.