Jeep Compass

Versiones Compass

Compass

Sport AT6 4X2

Resumen

Versión base con caja automática. Cuenta con las mismas funciones que la Sport manual.

Compass

Longitude 4X2 AT6

Resumen

Versión intermedia con caja automática de 6ta. Suma computadora de abordo de 7'', levas al volante y multimedia de 8,4''.

Compass

Limited Plus 4X4 AT9

Resumen

Versión full de tracción 4x4 con caja automática de 9na. Suma seguridad activa, tomacorriente de 220V y apertura automática de baúl.

Resumen Compass:

La Jeep Compass es una SUV compacta, disponible en las versiones Sport, Longitude y Limited, con opciones automáticas y 4x4. Por el momento es la SUV más vendida de su segmento gracias a su equipamiento, su tecnología de seguridad y su gran sistema de tracción integral.

La carrocería de la Compass, sin destacar por ningún detalle en particular, se caracteriza por su robustez y fortaleza. Provoca la impresión visual de un vehículo macizo y bien plantado. Esto se debe a una altura baja, con intención aerodinámica, y a unas ventanillas que, de costado, dan la impresión de una franja notoriamente delgada que otorga todo el protagonismo a la fuerza de la carrocería. Las líneas por lo general son discretas, ni muy angulosas ni muy curvas, pero el conjunto en general es armónico y satisfactorio. El diseño de la trompa es más bien tradicional – muy similar a la Grand Cherokee – con ópticas relativamente discretas y las tradicionales siete barras de Jeep en la parrilla con proporciones más cuadradas que de costumbre.

Equipa a la Compass un motor naftero de 2.4 litros de cilindrada conocido como Tigershark. Desarrolla una potencia máxima de 174 CV y un torque máximo de 229 Nm. Se trata de un motor progresivo, suave y confiable que no promete prestaciones demoledoras. La transmisión puede ser manual o automática según la versión. Solamente la Sport (base) ofrece opción de caja manual de 6 velocidades. Las opciones de caja automática varían entre 6 velocidades combinada con tracción es simple, o 9 velocidades combinada con tracción 4x4. La tracción es 4x2 en la Sport y la Longitude, y 4x4 en la Longitude Plus y la Limited.

La aceleración de 0 a 100 km/h es de 10,4 segundos y la velocidad máxima es de 189 km/h. Son valores modestos pero esperables para este motor y esta carrocería. De todas formas, el empuje en baja es bueno y la agilidad de respuesta no se ve afectada. Si bien en muchos casos un motor moderado garantiza un consumo moderado, este no sería el caso. En ruta los valores se mantienen dentro de lo tolerable, con valores de 8,5 litros y 10,5 litros cada 100 km a 100 y 130 km/h respectivamente. En ciudad es donde se le va un poco la mano, con un consumo promedio de 15 litros cada 100 km.

El chasis comparte las características que se advierten en la Jeep Renegade: una gran solidez general que transmite una gran seguridad en el manejo. Las suspensiones son independientes tanto atrás como adelante; resultan muy eficientes y permiten una amplia flexibilidad en las maniobras, tanto en ruta como en ciudad, sin alterar el confort de marcha. Los neumáticos de perfil bajo, en cambio, conspiran contra las suspensiones en la ciudad, donde tienden a transmitir las irregularidades del terreno hacia el habitáculo. El control de estabilidad funciona bien pero es quizás demasiado sensible, interviniendo de manera un tanto brusca en maniobras que no lo requieren tanto. En cuanto al desempeño todoterreno, vale aclarar que la Compass no es un offroad “purasangre” como la Cherokee o la Grand Cherokee. Es un vehículo más urbano y, aún en sus versiones 4x4, la tecnología de tracción integral no es tan completa: no tiene reductora y el despeje delantero es algo bajo. Dicho esto, la tracción integral Active Drive I con selector de superficie Selec-Terrain funciona diez puntos para la mayoría de las exigencias de tracción, reafirmando la buena reputación de Jeep en este rubro.

El habitáculo cumple con los cánones Jeep: diseño sobrio con alta calidad de terminaciones y encastres. La postura de manejo es ajustable según la comodidad de cada conductor. El volante se regula en altura y profundidad. En la versión Limited, la butaca se regula eléctricamente en ocho direcciones, mientras que en las otras dos la función es manual y con solo seis direcciones. Atrás se viaja con mucha comodidad y espacio, con la salvedad de que la butaca está un poco baja y las rodillas quedan, en consecuencia, un poco altas. El baúl es más bien chico, pero los asientos traseros se pueden rebatir hacia adelante aumentando significativamente la capacidad.

Entre los accesorios que vienen de serie se cuentan climatizador automático bi-zona, comando satelital en el volante, encendido por botón con sistema de entrada sin llave, freno de estacionamiento eléctrico, cámara de retroceso, control de velocidad crucero, control de presión de neumáticos y sensores de estacionamiento, de lluvia y crepuscular. ¡Nada mal para arrancar! La gama más completa de accesorios la podemos encontrar en la versión Limited, que incluye como ítems exclusivos un tomacorriente de 220V, sistema automático de luces altas y apertura automática del baúl (además de tener el techo pintado de negro). Ya en conjunto con la Longitude Plus, ofrece también asistente de estacionamiento semiautomático y encendido remoto, además de todas las funciones exclusivas de la tracción 4x4. Incluyendo también a la Longitude, el combo incluye computadora de a bordo, espejo retrovisor electrocrómico, levas al volante para pasar cambios y salidas de ventilación en las plazas traseras. Algunas funciones, como el sistema Start&Stop del motor, son exclusivas de las versiones 4x2 con caja manual o AT6. Raro. Curioso.

El tablero repite la configuración de otras Jeep, con dos grandes cuadrantes embutidos y un generoso display digital de 7’’ con todo el resto de la información, solo disponible a partir de la versión Longitude. Es un diseño tradicional, pero elegante y bien legible. La central multimedia con interfase Uconnect dispone de una pantalla táctil de 8,4’’ (7’’ en la versión Sport) que suma además conectividad para audio AUX, USB y Bluetooth y compatibilidad con Apple Car Play y Android Auto. Las versiones 4x4 suman un sistema de sonido premium marca Beats.

Con excepción de las funciones avanzadas de seguridad activa, solo disponibles en la versión Limited, el resto de las prestaciones son de serie. Esto incluye 7 airbags (incluyendo de rodilla para conductor), frenos ABS con EDB, control de estabilidad, control de tracción, control de arranque en pendiente, cinturones de tres puntos en las cinco plazas, fijaciones isofix y control de mitigación de rolido. El software de seguridad activa incluye las funciones típicas: detector de punto ciego, alerta de cambio de carril, alerta de tráfico cruzado, asistente de frenado pre-colisión y control de crucero adaptativo. Es un gran plus que no se encuentra en las gamas superiores como las Cherokee y Grand Cherokee, dos modelos más caros pero menos modernos.

La Compass se perfila como una opción intermedia dentro de la gama Jeep. No apunta a ser un auto popular como la Renegade pero tampoco comparte las aspiraciones premium de la Cherokee y la Grand Cherokee. Si bien no es un vehículo de offroad “hardcore” como sus hermanas mayores, tiene la ventaja de ser más moderno, más accesible y de cumplir de sobra con las prestaciones todoterreno que necesita cualquier mortal. Además, en cuanto a confort y equipamiento, no se aleja tanto tampoco. Es claramente una opción más competitiva y esto se demuestra en ventas: es el 2do modelo más vendido de Jeep en Argentina, con una inmensa luz de ventaja sobre los que siguen. Quizás tiene su máxima debilidad en un motor sin picante y poco económico en los consumos. En este sentido el segmento ofrece opciones más atractivas. El principal argumento de venta reside entonces en las prestaciones de confort, accesorios y desempeño offroad que, sobre todo en la versión Limited, son francamente altas.