Toyota Yaris Sedan

Versiones Yaris Sedan

Yaris Sedan

XLS MT

Resumen

Versión intermedia de caja manual. Suma climatizador, información múltiple, multimedia de 7' y cámara de estacionamiento.

Yaris Sedan

XLS PACK CVT

Resumen Yaris Sedan:

El Toyota Yaris es un sedán familiar chico disponible en sus versiones XS, XLS con motor naftero y caja manual o automática CVT. Su diseño y equipamiento está por encima del Etios y se destaca por su equilibrio dinámico y su confort interior.

El diseño del Yaris es compacto y moderno; es un gran acierto estético no solamente en comparación con el Yaris anterior, sino con el Etios. Los contornos siguen los patrones generales del sedán B promedio, en este caso con una línea que lo emparenta bastante con el Corolla. Quizás esta versión sedán – algo que suele ocurrir – se vea eclipsada por look más serio y señorial, en comparación con el mayor desenfado que muestra la versión hatchback. De todas maneras, el baúl está integrado de manera muy armónica al resto de las líneas. La personalidad del Yaris está en los detalles: la trompa se reconoce por su llamativa grilla renovada, mientras que el remate trasero se beneficia de un completo rediseño de las ópticas, ahora más rasgadas y modernas. Es un paso muy importante que lo aleja del concepto low-cost del Etios y lo emparenta con los aires más estilizados que caracterizan a los nuevos Corolla y Camry

El motor es un naftero de 1.5 litros y 16 válvulas, con distribución variable. Es el mismo que equipaba al Yaris tailandés, y muy similar al del Etios, solo que la potencia de 107 CV es levemente superior. Se trata de un motor poco novedoso, pero que se defiende por su comprobadísima y excelente confiabilidad. Las versión base XS viene solo con transmisión manual de 6 velocidades, mientras que la XLS permite optar también por una caja automática CVT. La versión tope de gama XLS Pack solo está disponible con CVT. La tracción es delantera.

La aceleración de 0 a 100 km/h se logra en unos 11,7 segundos. Es un valor algo modesto, que se explica más por la caja CVT que por el motor. Las versiones manuales permiten mejorar un poco este registro. La velocidad máxima alcanza los 187 km/h y frena de 100 a 0 km/h en 42 metros. El principal atributo de este motor es su eficiencia, ya que el consumo promedio en ciudad es de apenas 9,2 litros cada 100 km, mientras que en ruta el valor desciende a unos excelentes 5,7 litros a 100 km/h y 7,8 litros a 130 km/h. Punto a favor para la economía y el ahorro de nafta. No tan a favor en cuanto a la autonomía, ya que el tanque de combustible de 2 litros queda un poco chico para los estándares del mercado.

Como cualquier auto orientado al uso cotidiano, el confort de marcha del Yaris se adapta perfectamente a la ciudad, gracias a un sistema de suspensiones correcto y una dirección suave que prioriza la maniobrabilidad. En ruta el comportamiento es estable y ciertas curvas o esquives exigidos se pueden hacer con buen nivel de respuesta y adherencia, gracias al control de tracción y estabilidad de serie. Es también en ruta donde algunos aspectos se ven algo limitados: a la escasa agilidad que provee la caja automática CVT, se le suman un motor ruidoso y una dirección poco comunicativa. En este sentido es más recomendable la opción de caja manual, que no está disponible en la versión tope de gama XLS Pack, pero sí en la S. De todas maneras, en líneas generales, se repite el mismo mantra que para muchos autos similares: en ciudad va a estar todo más que bien; en ruta, a fondo, se le ven siempre algunas carencias. Por el uso que la mayoría de los usuarios les dan a sus autos, cumple con creces.

En el habitáculo destaca un gran diseño de panel, caracterizado por líneas algo severas pero, sin dudas, mucho más modernas que las del Yaris tailandés. Los materiales y encastres son de calidad estándar. La posición del conductor se beneficia gracias a una butaca muy cómoda que puede regularse en altura, además del desplazamiento longitudinal y la reclinación del respaldo estándares. La limitación viene por el lado de la dirección: solo puede regularse en altura, pero no en profundidad. Las plazas traseras cuentan con suficiente espacio para las piernas, que además se ven beneficiadas por un piso totalmente plano. La cabeza, en el caso de personas (no tan) altas, puede rozar con la pronunciada curvatura hacia abajo del techo, restando algo de confort. La capacidad del baúl en esta versión sedán es muy generosa.

La versión base XS es bastante “pelada”: solo tiene algunas comodidades estándares como apertura interna del tanque de combustible, controles en el volante y computadora de a bordo. La versión XLS Pack, en el otro extremo del espectro, ofrece más cosas sin llegar al lujo: climatizador automático, control de crucero, cámara de estacionamiento, y levantavidrios eléctrico “one touch” en las cuatro ventanillas.

El tablero cuenta con un velocímetro analógico central de generoso tamaño y muy fácil lectura. El tacómetro es más pequeño, también analógico. El resto de la información está disponible en un muy completo display digital, ubicado a la derecha del tablero. El sistema multimedia incluye pantalla táctil de 7’’ y la conectividad contempla puertos USB y Bluetooth. Desde 2020 el sistema es compatible con Apple Car Play y Android Auto en toda la gama, a lo que suma aplicaciones integradas como Waze y la posibilidad de tomar señal web 4G desde el celular.

Casi todas las características de seguridad están disponibles en la totalidad de la gama. Estas incluyen 7 airbags de serie (frontales, laterales, de cortina y de rodilla para el conductor), frenos ABS con EBD y BA, airbags frontales, control de estabilidad y tracción, asistente de arranque en pendientes, faros antiniebla traseros, barras de protección lateral y ganchos isofix. Nuevamente, Toyota da el ejemplo ahorrando lo menos posible en el aspecto seguridad.

La esencia del Yaris es la de sedán moderno de gama media, orientado a quien aspira a algo más que un low-cost como pueden ser el Renault Logan, el Chevrolet Prisma o el Ford Ka+, pero que tampoco necesita nada ni muy grande ni muy lujoso. En este sentido ofrece un plus muy interesante en cuanto al diseño exterior y a la eficiencia del motor, con prestaciones competentes – más no impresionantes – de confort y equipamiento. Otros aspectos, tales como las prestaciones dinámicas del motor – también ruidoso pero por otra parte híper confiable – y la caja CVT, son mejorables. Más allá de los detalles específicos, la decisión de comprar un Yaris 0 km dependerá de un balance de factores. Pertenece a un segmento accesible, de alta demanda, perfecto para moverse en la ciudad. El tema pasa por su nutrida competencia. Ahí tendrás que listar dos o tres prioridades absolutas y analizar cómo se desempeña específicamente el Yaris en relación con los demás autos del segmento.