Volkswagen Nivus

Versiones Nivus

NivusHighline

Resumen

Versión tipe de gama con motor naftero y caja automática. Suma levas al volante, sensores delanteros, climatizador y apertura y arranque sin llave.

NivusComfortline

Resumen

Versión entrada de gama con motor naftero y caja automática. Cuenta con sensores de estacionamiento, cámara trasera y control de estabilidad.

Resumen Nivus:

El Volkswagen Nivus es un crossover - una cruza entre SUV y auto de calle - del segmento B. Está basado en la misma plataforma de los Volkswagen Polo, Virtus y T-Cross y se importa desde Brasil. Fue lanzado al mercado argentino por primera vez en 2020. Apunta a competir contra otras SUV del segmento como la Honda HR-V, la Chevrolet Tracker, la Nissan Kicks, la Citroën C4-Cactus, la Ford EcoSport, la Peugeot 2008 y hasta la propia Volkswagen T-Cross. El diferencial con respecto a la T-Cross es su diseño más bien deportivo, casi “coupé”, que lo convierte en una suerte de versión “aventurera” del Volkswagen Polo, aunque con notables diferencias en la carrocería. Esto lo asocia también con modelos como el Ford Ka Freestyle o el Renault Stepway. Está disponible hasta el momento en dos únicas versiones: Comfortline y Highline.

El diseño del Nivus puede caracterizarse como una cruza entre SUV, rural y coupé, reconocible por su gran despeje del suelo y sus guardabarros típicamente negros. A pesar de sus líneas racionales, poco sinuosas, típicas de VW, el Nivus se distingue de otros modelos de la marca por un muy llamativo perfil trasero tipo fastback. La trompa, en cambio, ostenta formas más conservadoras, apenas un poco más estilizadas que las de la T-Cross o el Polo. A pesar de sus semejanzas con el Polo, se trata de un vehículo claramente más grande y espacioso.

Ambas versiones tienen motorización TSi (turbo naftera) de 1.0 litros y 3 cilindros que rinde hasta 116 cv y 200 nm. Se trata de un motor moderno, claro ejemplo de la tendencia al downsizing (motores de baja cilindrada compensados con turbo) que garantiza mayor eficiencia en el consumo de combustible. Se combina únicamente con una caja automática Tiptronic de 6 marchas y tracción exclusivamente delantera.

La velocidad máxima es de 191 km/h y la aceleración es de 10,4 segundos de 0 a 100 km/h. Consume unos excelentes 5 litros cada 100 km a 100 km/h y 7,4 litros a 130 km/h. Valores muy interesantes típicos de este tipo de motor de baja cilindrada.

El Nivus anda muy bien en entornos urbanos, moviéndose con agilidad en el tránsito y otorgando un notable confort de marcha aún en calles empedradas, desniveles y cunetas varias. En la ruta también brinda buenas sensaciones: el motor turbonaftero otorga el empuje adecuado para realizar sobrepasos necesarios, sin ser tampoco un derroche de adrenalina. La dirección funciona de maravillas, brindando estabilidad en curvas a velocidad y maniobras exigidas. No es un vehículo para la circulación todo terreno pero en el pavimento no decepciona: todo a favor.

El diseño del tablero y el panel es bastante minimalista: cumple sin mayores estridencias y se destaca más que nada por el tamaño de la pantalla digital. Las botoneras y las salidas de aire son bien discretas. Los materiales son de calidad estándar, con profusión de plásticos duros y detalles en negro piano brillante. La posición de manejo es bastante baja para una SUV o crossover; cuenta con doble regulación de volante y regulación de la postura de la butaca, todo en modo manual. La visibilidad trasera está algo reducida por el ángulo de la luneta y el botón que activa las balizas está bastante alejado del alcance del conductor, a la derecha de la pantalla multimedia. Se trata de un auto bastante generoso en su interior, con mayor espacio y confort para 5 ocupantes que el Volkswagen Polo, aunque con espacio trasero limitado en altura. El baúl cumple, con 415 litros que se amplían a 1174 cuando se rebaten las butacas traseras.

El Nivus Highline ofrece en exclusiva tapizados de cuero ecológico, levas al volante, sensores de estacionamiento delanteros, climatizador automático, espejos exteriores rebatibles eléctricamente, y apertura y arranque sin llave. Eso sí: le vendría bien un techo solar panorámico. Ambas versiones cuentan con el sistema "Coming & Leaving Home", dirección eléctrica, volante multifunción, sensores traseros de estacionamiento y cámara trasera.

El Nivus Highline estrena en forma exclusiva un nuevo sistema de infotainment llamado VW Play, desarrollado íntegramente en América Latina, compatible con Android Auto y Apple Car Play. Combinado con el tablero 100% digital, el interior del Nivus ofrece dos pantallas de 10 pulgadas interconectadas capaces de recopilar indicadores del vehículo, leer todos los formatos multimedia y descargar aplicaciones. Mediante App Connect, el sistema puede manejarse de forma inalámbrica desde un teléfono celular.

El Nivus cuenta con seis airbags de serie (los clásicos frontales, laterales y de cortina) y control de estabilidad ESP, además de todas las funciones ya estándar como frenos ABS y ganchos isofix. La versión Highline ofrece en exclusiva ayudas a la conducción tales como control de crucero adaptativo, frenado autónomo de emergencia, detector de fatiga y control presión de neumáticos. Llama la atención que no cuente con sensor de punto ciego.

El Volkswagen Nivus viene a subir la fuerte apuesta de Volkswagen en el rubro SUV/Crossover. Allí, ya cuenta con modelos como la T-Cross, la Taos, la Tiguan y la Touareg. Como gran punto a favor, se trata de una propuesta bastante singular y lograda desde el diseño: su cruza entre una SUV y un auto de calle “aventurero” pero con un toque deportivo le dan un atractivo atípico difícil de hallar en otros modelos generalistas. Además, cuenta con una motorización rendidora y económica, un andar muy agradable en la ciudad, buena conectividad multimedia y excelentes funciones de seguridad en ambas versiones. Quizás se le podría pedir algo más al diseño del interior, donde el panel no transmite gran cosa, falta techo solar, los tapizados son mejorables y el espacio trasero no brilla especialmente. De todas formas, creemos que, por su precio, el Nivus ofrece una gran propuesta de valor y apunta a convertirse en un éxito comercial en el corto plazo.