Volkswagen Nuevo Polo

Versiones Nuevo Polo

Nuevo Polo

GTS 5P

Nuevo Polo

Trendline

Resumen

Versión base de caja manual. Tiene radio touch de 6,5', volante multifunción, levantavidrios eléctricos y control de estabilidad.

Nuevo Polo

Trendline AT

Resumen

Versión base de caja automática. Mantiene el equipamiento del Trendline manual.

Nuevo Polo

Highline AT

Resumen

Versión full de caja automática. Mantiene el equipamiento del Highline manual.

Resumen Nuevo Polo:

El Volkswagen Polo es un hatchback chico perteneciente al segmento B. Actualmente el modelo atraviesa su 6ta generación, la cual se comercializa en Argentina desde el año 2018 junto a su homólogo sedán, el Volkswagen Virtus. Compite con otros hatchbacks del segmento B como el Chevrolet Onix, el Fiat Argo, el Ford Ka, el Peugeot 208 y una larga lista. Dentro de este segmento, de todas formas, el Polo apunta a un estándar de calidad un poco más elevado de la media y, por eso, es uno de los autos chicos de mayor precio. Está disponible en tres versiones: la de entrada MSi (antes Trendline), la intermedia Highline y la recientemente incorporada y deportiva GTS. Hasta 2020 existió una versión intermedia Comfortline, que fue discontinuada en el Polo (no así en el Virtus).

Completamente Volkswagen, la trompa es muy parecida a la de otros modelos de la casa alemana. Cuenta con faros pequeños y afilados, una parrilla grande, faldón con entrada de aire negra y faros antiniebla en ambos extremos.  Cuenta con un perfil de llantas lógico, no pretende ser algo que no es: el rodado es de 16’’ y perfil alto.  Desde atrás se asemeja un poco al VW Gol: el remate es redondeado y no cuenta con líneas aerodinámicas; los trazos son más bien limpios, modernos, sobrios, quizá un poco predecibles.

El nuevo Polo ofrece dos motores: para las versiones MSi y Highline conserva el confiable pero antiguo motor 1.6 de 110 cv de potencia y 155 nm de torque. La nueva versión GTS incorpora un motor turbo 1.4 que levanta hasta 150 cv y 250 nm. Ambos propulsores son nafteros. La transmisión puede ser manual o automática con levas en el volante en el caso de la versión MSi. A partir de la versión Highline la transmisión es exclusivamente automática.

El motor 1.6 acelera de 0 a 100 km/h en unos magros 12.3 segundos. El embrague tarda en entregar el torque máximo; hay que esperar hasta las 4 mil vueltas para que el motor alcance su mejor rendimiento. El Polo GTS con turbo mejora sustancialmente el valor: 8,4 segundos según declara Volkswagen. El consumo en ciudad es mejorable. El indicador es de 10.5 litros por cada 100 kilómetros recorridos. En ruta el consumo baja drásticamente a unos más eficientes 5.7 litros por cada 100 kilómetros recorridos. Por encima de los 130 kilómetros el consumo es de 7.8 litros por cada 100 kilómetros.

El gran plus del Polo es su confort de manejo. Se siente confortable, cómodo y seguro para manejar, en casi cualquier circunstancia. Además, su comportamiento dinámico es excelente: cuando la carrocería y la suspensión llegan al límite, el control de estabilidad hace lo suyo.

Los plásticos de la consola se caracterizan por sus terminaciones símil aluminio pulido. Las líneas son un poco más angulares de lo que acostumbra Volkswagen en sus modelos más convencionales.  El volante es regulable en altura y profundidad, al igual que la butaca del piloto. Los asientos delanteros no solo lucen cómodos: también lo son. La posición de manejo tiene casi puntuación perfecta. El espacio entre las filas de asientos es bueno, suficiente para sentar adultos con comodidad. Los asientos traseros cuentan con apoya cabezas regulables (A partir de la Confortline) y un buen espacio de ancho.  El aire acondicionado es centralizado y manual, pero tiene salidas para los asientos traseros.  En el segmento de los hatchbacks económicos, no hay ningún modelo que lo supere en prestaciones de confort.

El equipamiento del Polo es muy competente ya desde la línea de entrada. Todas cuentan con pantalla táctil de 6.5” con App Connect, volante multifunción, cierre centralizado. Solo la línea Highline cuenta con pantalla ampliada a 8”, cámara de retroceso, apertura y arranque sin llave.

En la línea Highline el tablero brilla más que en las demás gracias a su display con colores vívidos que deja muy lejos a sus competidores. La línea Trendline, que Luce mucho más austera y no le hace justicia a este modelo.  La pantalla central multimedia tiene buen tamaño y está destacada por apliques en negro piano. Toma especial protagonismo en el tope de gama, ya que mide exactamente tres pulgadas extra.

Un punto alto. En las pruebas de seguridad de la Latin Ncap obtuvo 5 estrellas en todas las pruebas de impacto posibles.  Cuenta con frenos ABS, control de deslizamiento de la tracción, control de estabilidad, anclajes Isofix, 5 cinturones de 3 puntos y 4 airbags.

El Polo parece estar en una categoría aparte, no solo en cuanto a prestaciones sino también en lo referente al precio.  En Argentina este vehículo se ubica en un rango de precios intermedio, justo arriba de todos los hatchback económicos como el Etios de Toyota y justo debajo de los del siguiente segmento como el Seat León o el Golf.  Si tenés presupuesto para invertir un poco más, pero no tanto como para comprar los modelos más costosos el Polo te sentará muy buen. Invertirás en un vehículo confortable, seguro y muy confiable.  La versión más racional es probablemente la Confortline Plus con caja automática: combina buen equipamiento y diseño con mejor desempeño en la aceleración.