Volkswagen Virtus

Versiones Virtus

Virtus

GTS 4P

Virtus

Trendline

Resumen

Versión base de caja manual. Trae volante multifunción, cierre central, levantavidrios eléctricos y radio de 6,5' con app connect.

Virtus

Comfortline AT

Resumen

Versión intermedia de caja automática. Mantiene el equipamiento del Comfortline manual.

Virtus

Highline AT

Resumen

Versión full de caja automática. Mantiene el equipamiento del Highline manual.

Resumen Virtus:

El Volkswagen Virtus es el equilvalente sedán del Polo, disponible en cuatro versiones nafteras: MSI MT, Comfortline AT, Highline y GTS, esta última con motor turbo. Destaca por su calidad de terminaciones, su tecnología y su excelente confort de marcha.

El diseño está inspirado en el VW Polo. En la trompa lucen sus faros pequeños pero alargados, una parrilla grande pero menos ancha y mejor resuelta que en el modelo original, faldón con entrada de aire negra y faros antiniebla en ambos extremos. Visto desde el lateral destaca su forma redondeada, en la que el techo pareciera fundirse en algún momento con el baúl a pesar de ser un sedán. Cuenta con llantas de aleación de 15’’ o de 16’’ en la línea Highline, ambas con muy buen perfil para evitar pinchazos y darle más confort de marcha al vehículo. La parte trasera consta de un prominente baúl, idéntico al del Vento, con líneas profundas que rematan hasta el para golpes trasero.

Cuenta con un motor de 1.6 litros y 4 cilindros de 110 caballos de fuerza. La transmisión en todas las versiones es opcional entre manual de 5 velocidades y Triptonic automática de 6 velocidades. La tracción es delantera.

Logra acelerar de 0 a 100 km/h en 12.5 segundos y entrega su torque máximo a las 4000 vueltas. Esta combinación se siente pesada para la ruta: con caja manual, se puede tomar bastante tiempo con el motor exigido antes del cambio de marcha. Le falta una sexta velocidad, para lograr relaciones un poco más razonables. Un punto para resaltar es la frenada, impecable a bajas velocidades y con un impresionante rango de frenado completo de 38 metros cuando se aplica el freno a 100 kilómetros por hora. Moderado en la ruta y altos en la ciudad, los consumos de combustible son muy parecidos a otros competidores: El consumo medio en ciudad por cada 100 kilómetros recorridos es de 10,7 litros. El consumo medio en ruta es de 5.6 litros cada 100 km a 100 km/h y de 10,7 (idéntico al consumo en ciudad) a 130 km/h.

La relación entre peso y potencia del motor da como resultado la fuerza justa para el desempeño adecuado en ciudad: no más que eso. En cambio, la transmisión automática de 6 marchas tiene relaciones de cambios más cortos, lo que le permite desempeñarse mejor a bajas y medias velocidades. La insonorización del motor y del habitáculo en general es excelente, propias de un auto más caro: no tiene nada que envidiarle en este aspecto a un Vento. Su comportamiento dinámico es el esperado en un sedán: se inclina un poco en las curvas pero la presencia del sistema de estabilidad mantiene todo bajo control. El confort de marcha es excelente: no se sienten los baches y el despeje del suelo es el exacto para evitar el contacto del carter con el piso. En su rango de precios es el que mejor confort de marcha entrega.

El interior del Virtus combina espacios limpios en gris con tonos en negro piano y negro mate, nada muy diferente del resto de los modelos Volkswagen: se podría decir que es un habitáculo clásico. La posición de manejo se beneficia con un volante es regulable en altura, al igual que la butaca del piloto, que además tiene un diseño bien anatómico. En la parte trasera los asientos son también realmente cómodos. El espacio de largo y de alto está muy bien, aunque de ancho está un poco justo. Cuenta con salidas de aire para las plazas traseras. Es un auto para 4 ocupantes, pero puede llevar perfectamente a 5 en viajes cortos.

En todas sus gamas el Virtus cuenta de mínima con levanta vidrios eléctricos, pantalla táctil de 6 pulgadas, aire acondicionado manual, volante multifuncional con comandos de voz y cierre centralizado. La gama Confortline además cuenta con espejos eléctricos, faros antiniebla con luz estética de curva y sensor de estacionamiento trasero. La gama Highline cuenta exclusivamente con sensor de estacionamiento delantero, cámara de retroceso, pantalla de 8” y aire acondicionado con climatizador.

En el tablero destaca el display completamente digital a full color, que le aporta un look moderno a toda esa sobriedad.

El Virtus cuenta con 4 airbags, frenos ABS, control de deslizamiento en la tracción, control de estabilidad, 5 cinturones de 3 puntos y apoya cabezas en todos los asientos. Tiene una carrocería de 5 estrellas ya probada en el Latín Ncap en pruebas de choque, un punto a favor que suele ser un fuerte en los VW.

Por el precio de entrada de este modelo hay en el mercado otras opciones igual de interesantes, algunas con más potencia, otras con más equipamiento y también con más espacio. Hay algo, no obstante, en lo que el Virtus las derrota a todas: confort de marcha. Virtus ofrece una sensación general de manejo propia de gamas superiores. Si bien en su línea tope el precio es muy elevado, las líneas Confortline o Trendline, ofrecen un auto de precio competitivo que además te retribuirá con mantenimiento realmente económico.